Obesidad embarazo: Consejos fáciles para tener un parto sin complicaciones

Enlaces patrocinados

La obesidad es un riesgo para la salud que se complica cuando una mujer está embarazada. La obesidad y el embarazo no son una buena combinación, hasta el 10% de las mujeres que están esperando un bebé tienen sobrepeso o son obesas.

Esta es una condición seria que debe ser tratada, ya que aumenta el riesgo de una mujer embarazada de desarrollar diabetes gestacional y la hipertensión inducida por el embarazo. Estas dos condiciones son potencialmente mortales tanto para la mujer y como para el niño, por ejemplo si no se controla la presión arterial elevada puede conducir a un paro cardíaco y la muerte.


Enlaces patrocinados


El embarazo es un momento estresante para la mayoría de las mujeres que recurren a la comida como consuelo. Sin embargo, el sistema de una mujer embarazada ya satisface la creciente demanda de tener una nueva vida que crece dentro de ella. La circulación y el metabolismo se incrementan.

Mujer obesa embarazo con menos riesgo de complicaciones

Los médicos están en contra la obesidad y el embarazo por muchas razones. En primer lugar, los tonos cardíacos fetales son más difíciles de oír durante los chequeos de una mujer con exceso de grasa. La determinación de la posición del feto también es difícil. Por lo tanto, el control de la salud del feto durante la verificación prenatal se vuelve especialmente difícil. Los estudios también han demostrado que las mujeres obesas tienen embarazos prolongados, lo que lleva a los niños posmaduros que también están en riesgo de problemas de salud.


Enlaces patrocinados


También tienen bebés grandes, lo que hace necesaria una cesárea. Desafortunadamente, las mujeres obesas tienen un exceso de tejido adiposo que tiene que ser cortado antes de que se alcance el feto.

Es evidente que una mujer obesa se enfrenta a múltiples problemas y cuando se queda embarazada tiene más dificultades para concebir que una mujer con peso normal. El problema es que no se recomienda la dieta para bajar kilos durante el embarazo, ya que esto podría privar al feto de los nutrientes necesarios que necesita para prosperar.

Aquellas mujeres que están esperando un bebé siempre deben mantener sus niveles de calorías entre 1500-1800 calorías (previa consulta con el médico) todos los días para ofrecer a sí misma y a su feto los nutrientes necesarios para una salud óptima.

Consejos fáciles para tener un parto sin complicaciones

Sin embargo, hay pasos que una mujer obesa puede seguir para aún asegurar un embarazo con un menor riesgo de complicaciones. Mientras que ella no puede seguir un régimen de dieta por esas razones mencionadas anteriormente, se puede reducir su consumo de calorías vacías, como las que se encuentran en los papas fritas y la soda y sustituirlos por alimentos nutritivos como frutas y verduras.

Picar en trozos la zanahoria es infinitamente más saludable y beneficioso para el feto que pasteles y helados. Si una mujer obesa y embarazada pierde el control y comienza a comer comida chatarra sin medida debe darse cuenta que está llevando una nueva vida en su vientre y ella es la responsable del fruto del amor.

Las mujeres obesas pueden pensar que el ejercicio es difícil, pero tienen que participar en algún tipo de actividad física de bajo impacto, al menos, una vez al día. Esto las mantiene en forma y preparadas para el embarazo.

Con todas las complicaciones asociadas con la obesidad y el embarazo, es evidente que cualquier mujer con sobrepeso que busca tener un bebé debe mantener el peso antes de continuar con el embarazo. Tener un peso saludable mediante una dieta saludable y ejercicio regular no sólo hará que sea más fácil que ella conciba, en última instancia le permitirá disfrutar de su embarazo.

Etiquetas: que complicaciones hay en el embarazo para una obesa, barrigas de embarazadas de mujeres obesas, como se queda la barriga si estas obesa y embarazada, complicaciones para el bebe en una mujer obesa, consejos para un parto sin complicaciobes, cual es el mejor parto para una mujer con obesidad